Historias para contar: Lo que nos dejó el Mundial

15 julio de 2014

Y bien, el Campeonato Mundial  de Fútbol llegó a su fin y dejó  innumerables ocurrencias  que  pasan a formar parte de la interminable y extravagante historia de este torneo. Los jugadores, los técnicos, los árbitros, los aficionados, es decir, todos los que viven y palpitan el torneo son los protagonistas de tales acontecimientos que serán recordados en el transcurso de los años, cuando  el Desarrollo final de la Copa del Mundo FIFA mantenga al mundo pendiente de cada una de sus alternativas y de sus insólitos resultados. Esta vez, los millones de personas y todas partes del globo, que presenciaron los partidos del torneo, quedaron sorprendidos con los peinados estrambóticos de los jugadores y tanto como eso, los tatuajes desde la cara hasta las pantorrillas. Recordamos que hace pocos años se hizo moda la cabeza rapada a coco, unos dicen que por comodidad y otros por simple antojo. Lo cierto es que los cocoliches se hicieron populares en todos lados del mundo, tanto como la barba y el bigote.

Pero en el transcurso de los últimos dos años, los estilos africanos cresta de gallo, cola de pavo real, e innumerables modalidades de trenzas y trozos erizados se hicieron comunes,  mucho más entre los jóvenes y más todavía en los futbolistas sobre todo los africanos. Este Mundial ofreció un testimonio evidente de esa variedad que en algunos casos sobrepasa los límites racionales. Pero, la moda es así y no hay quién la detenga.

El Raid de los Tatuajes

Fue así que el Mundial de Brasil se convirtió en uno de los mejores de la historia por sus logros (goles a granel, partidos intensos y memorables como el 7-1 de Alemania a Brasil) y sus decepciones (Italia, Inglaterra y España de regreso en la primera ronda, entre otros). Pero también, a  través de la transmisión de los partidos  está muy claro que esta Copa del Mundo también ha sido el torneo de los tatuajes. Y cada uno de ellos tiene una historia detrás.

Tal vez cuando Neymar Jr. Se inscribió en el cuello “Tudo Passa” (Todo pasa) no sabía el tamaño filosófico que tienen ahora sus palabras: con una lesión en la espalda que lo sacó de la Copa del Mundo y con la goleada de Alemania 7-1, es tal vez el mejor consejo que pueden recibir sus compañeros.

Pero hay un consuelo: con sus 22 años, Neymar Jr., puede redimirse en los próximos mundiales de 2018 y 2022.

La estrella brasileña también tiene dos tatuajes en las piernas con las palabras “Osadía” y “Alegría”, los cuales fueron hechos antes de llegar al Barcelona. Los gemelos en ambas piernas del defensa del Real Madrid y de la selección española muestran los trofeos más importantes que ha ganado como jugador: la Copa del Mundo de 2010 y la Champions League de 2014.

Ramos y sus compañeros de la “Roja” tenían grandes ilusiones en reconquistar el título obtenido  en Sudáfrica, pero fueron eliminados en la primera ronda. “No todos los tatuajes tienen una narrativa incluida, muchos solo están hechos para mostrar”, dijo Matt Lodder, un historiador del arte de la Universidad de Essex.

El portero estadounidense fue uno de los jugadores más “decorados” en el Mundial de Brasil. Tiene el logo de Superman, dragones y crucifijos en su colección de dibujos sobre la piel. En esa agrupación de tatuajes se encuentra el rostro de su madre cuando era joven y su abuelo en uniforme militar.

“Trajo algunas fotografías para trabajar sobre ellas”, dijo Sam Wisniewski, uno de los propietarios del estudio Aurora donde se hizo el trabajo artístico del portero de la selección de Estados Unidos.

“Él sabía lo que quería cuando nos sentamos hablar  sobre el tema.  Si el diseño es realmente personal y sabemos toda la historia, es mucho más fácil hacer el trabajo”, señaló Wisniewski.

Por lo general Howard no muestra sus tatuajes en público durante los partidos. Esta imagen corresponde a una campaña realizada para el grupo protector de los animales, Peta.

La gran estrella argentina no tenía muchos tatuajes, pero con el nacimiento de su hijo Thiago todo cambió. Ahora luce, con orgullo, el nombre de su primogénito junto a dos brazos que se presume están basados en los del niño, que ahora tiene un año y medio.

Igual, tampoco busca presumirlo mucho porque generalmente el tatuaje queda cubierto por una media. Y así como ellos, innumerables jugadores de distintos países lucieron en Brasil sus tatuajes, como lo hacen los pobladores de los pueblos primitivos, que aún no saben lo que es nuestra civilización. Pero, así es la moda.

Y en el fútbol, todo vale.

También te puede interesar