LAS MUJERES DE CATTONE

20 febrero de 2015

Por: Enrique  Escardó

 

En el teatro Marsano cuatro grandes actrices rivalizan en un texto de excepcional brillo.

Una dupla de autores exitosos, Martín Guerra y Sergio Marcos, escribieron una comedia a la medida del gusto del público. Esta premisa no es peyorativa, al contrario, es lo que buscan todos los artistas: vender un cuadro, que se lea el libro, que la platea sea numerosa y aplauda. MUJERES DE CENIZA tiene todos los ingredientes que el espectador necesita para pasar dos horas de diversión, olvidando los cotidianos problemas que la vida ofrece.

marido ausente

Muy buena la idea de que el propio Osvaldo, en un gran retrato, aparezca como el marido ausente. Su fama de eterno galán lo hace totalmente apto para identificar su rol de seductor.

El punto de partida es una viuda que, al cumplirse el primer aniversario de la cremación de su marido, cita a sus tres mejores amigas para que la acompañen en ese doloroso homenaje. El tema, que podría parecer macabro, es de una inusual comicidad, lleno de gags, de situaciones absolutamente divertidas y con un desarrollo tipo thriller, que no debe revelarse para no cortar el interés de las sorprendentes y continuas  derivaciones de la trama. Estupendo trabajo de estos jóvenes autores porteños que nos hace pasar un momento realmente delicioso de gran factura teatral y que de la mano de Cattone llega a su cuota máxima de calidad.

Desde que se levanta el telón, la imponente escenografía de  Chalo Gambino, nos muestra un departamento de exquisito gusto, cosa a la que el dúo Cattone – Gambino nos tiene acostumbrados. Lo mismo el vestuario, de notable elegancia. Muy buena la idea de que el propio Osvaldo, en un gran retrato, aparezca como el marido ausente. Su fama de eterno galán lo hace totalmente apto para identificar su rol de seductor.

Las cuatro protagonistas están extraordinarias en sus roles, tan diferenciados. La bondadosa ingenuidad de Clara, que todo lo comprende, la sorprendente voluptuosidad de Teresa, la infantil reflexión de Estela y la apasionada motivación de Isabel. Cuatro grandes roles para cuatro estupendas actrices. Claudia Dammert, Patricia de la Fuente, Pilar Brescia y Sandra Bernasconi, brillan alternativamente con las situaciones jocosas o sentimentales que los autores planearon, con una respuesta de la platea que a veces impide escuchar con claridad los diálogos por las carcajadas y hasta gritos de aprobación.

las mujeres de Cattone

Claudia  Dammert, Patricia  de  la Fuente, Pilar Brescia y Sandra Bernasconi, brillan alternativamente con las situaciones jocosas o sentimentales que los autores planearon, con una respuesta de la platea que a veces impide escuchar con claridad los diálogos por las carcajadas y hasta gritos de aprobación

Una vez más nuestro querido Cattone, que hace cuarenta años dirige  el teatro Marsano, nos da una noche del mejor teatro reuniendo alrededor de un texto inteligente y divertido, a todo un equipo que completa un espectáculo de gran nivel. MUJERES DE CENIZA es un verdadero ejemplo de cómo se puede entretener al auditorio con nobleza y buen gusto. Ese buen gusto que siempre ha demostrado en todas sus puestas y que lo ha convertido en el mimado del público limeño.

Post a new comment

También te puede interesar